Señal Online:

Agrícola Campillay paraliza funciones y 600 personas pierden su empleo

A través de un comunicado de prensa la tarde de ayer, Agrícola Campillay informó la paralización total de sus funciones a partir del 1 de junio próximo. El hecho causo gran revuelvo en el mundo agrícola, empresarial y del trabajo.

En el comunicado, la empresa señala que “esta paralización afecta alrededor de 600 personas promedio mensual y alrededor de 1400 personas en temporada peak en las distintas actividades que desarrolla la empresa durante todo el año”.

Además, agregan que intentaron realizar acciones para salvar la empresa, la que se vio muy afectada por los aluviones de 2015 y 2017, sumado al difícil momento que vive la exportación de uva de mesa en la región. “Desde el año 2015 la empresa se encuentra sometida a la ley 20.720 de insolvencia y reemprendimiento, en el cual se sometió al procedimiento concursal de reorganización de sus pasivos con el objetivo de cumplir con sus compromisos con los acreedores a través del negocio y mantener esta importante fuente laboral en la provincia del Huasco. a la fecha el negocio agrícola de la uva de mesa está pasando por malos periodos y cambios estructurales, que demandan nuevas inversiones y reconversiones en nuevas variedades que están demandando los mercados internacionales. Asimismo, los golpes sufridos por los eventos climáticos el año 2015 y 2017 (aluviones), gatillaron pérdidas económicas significativas del punto de vista productivo y de superficie plantada, que finalmente generaron las condiciones actuales y la imposibilidad de continuar”.

El Seremi de Agricultura, Patricio Araya, lamento la situación y señaló que “primero que todo es lamentable que haya ocurrido este hecho y que 600 personas queden sin trabajo. Por otro lado, todas las variedades que al parecer tenían en la agrícola, el mercado internacional ya no las requiere. Hoy estamos trabajando y apoyando a los agricultores a realizar la reconversión en Atacama. Hoy existen 6.800 hectáreas plantadas en la región, y más de 3 mil aún cuentan con variedades plantadas que están fuera de mercado. El mismo Ministro lo dijo en el último seminario de APECO hace unas semanas, el tema es reconvertirse o morir”.

La Presidenta de la Asociación Productores y Exportadores de Copiapó (APECO), Lina Arrieta Herrera, agregó que “es tremendamente preocupante, ya que cuentan con gran cantidad de trabajadores y mucho terreno plantado. Ellos no pertenecen a nuestra asociación, pero somos partner, así que creo que debemos unirnos y ver cómo nos fortalecemos con apoyo del gobierno. A nosotros también nos ha pasado, tenemos agricultores que después de los aluviones perdieron patrimonio y otros que hasta ahora están muy complicados. Solamente debemos solidarizar con la gente y con un empresario que era muy regionalista y que ha ayudado a mucha gente”.

Por parte del empresariado, el presidente de Corproa, Daniel Llorente, señaló que “es lamentable que la empresa agrícola más grande del Huasco cierre. Fue una compañía que llegó a exportar más de dos millones de cajas en su minuto y que tiene más de 50 clientes en Asia. Esta compañía fue una de las primeras empresas que se acogió a la ley de reemprendimiento, pero lamentablemente las exigencias han sido tan altas que no lograron cumplir. En ese sentido quiero decir algo importante, las leyes deben ser perfectibles, como que vienen de una buena inspiración, pero cuando uno las lleva a la práctica no funcionan como se suponía. En fin, esto es una perdida enorme en términos comerciales, de empleo y personales. yo creo que hoy no podemos dimensionar todo el daño que esto va a traer a muchas familias del valle del Huasco”.

Por último, la empresa lamentó la situación y se dirigió a las familias y
trabajadores que consideraban la empresa como su fuente laboral. “Como empresa y familia Campillay realizamos los mayores esfuerzos para mantener este negocio agrícola en la provincia del Huasco, y lamentamos profundamente la perdida de esta importante fuente laboral, que sin duda golpea transversalmente a las cuatro comunas que componen la provincia del Huasco y a todos los colaboradores que provienen de otras partes del país que en los meses desde junio hasta abril de cada año consideraban esta empresa su fuente laboral”.