Señal Online:

Entregan estudio de impacto ambiental que posibilita la construcción de planta desaladora

Entregan estudio de impacto ambiental que posibilita la construcción de planta desaladoraEl Intendente de Atacama, Miguel Vargas Correa, hizo entrega oficial del estudio de Impacto Ambiental de la Planta Desaladora, a la Empresa Nacional de Servicios Sanitarios, ECONSSA, quienes serán los responsables de gestionar el ingreso de este estudio al Servicio de Evaluación Ambiental

Según la máxima autoridad regional, esta es la materialización de un compromiso del gobierno para enfrentar el escenario hídrico en las comunas de Copiapó, Caldera, Tierra Amarilla y Chañaral, destacando que “con la presentación del estudio estamos dando un paso trascendental en materia hídrica, ya que nos permite iniciar el proceso para concretar la construcción de la planta desaladora”.

En la oportunidad, Vargas reafirmó que “el costo de su construcción se asumirá por parte del Estado, lo que significa que no se traspasará a los costos de las tarifas de los consumidores”.

Mientras que Jorge Icaza, presidente del Directorio de Aguas Chañar, indicó que nosotros estamos muy contentos de escuchar lo que ha dicho el Intendente, en el sentido de que va haber un mecanismo para que las cuentas no suban con la construcción de la planta. Nosotros somos los más contentos de que nuestros clientes no tengan el costo de asumir el alza en la tarifa.

Vargas destacó además que el estudio, “también forma parte de los acuerdos que se llegó con la mesa del sector público en las negociaciones que se hicieron en la región, en el marco del desafío de un nuevo trato para Atacama. Ahí se acordó que este proyecto tenía que ser prioridad para la región”.

Respecto a la construcción del proyecto, el Intendente sostuvo que “CCIRA ya ejecutó un Estudio de Prefactibilidad para una planta desaladora que entre sus conclusiones señala que el mejor lugar para su instalación sería el sector de Punta Zorro en la ciudad de Caldera”.

En este sentido Vargas sostuvo que “para el gobierno esta planta debería estar construida el año 2017 y entrar en operaciones el año 2018, de esa manera estaremos en condiciones de asegurar abastecimiento de agua para nuestra población”.

Cabe resaltar que durante 1 año y 3 meses y bajo una inversión de 516 millones de pesos, financiados por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), los equipos de trabajo de la Corporación para la Competitividad e Innovación de Atacama, CCIRA, la empresa Aguas Chañar y la Secretaría Regional Ministerial de Obras Públicas, trabajaron arduamente para finalizar el Estudio de Impacto Ambiental de la Planta Desaladora.