Señal Online:

Fundación RUCA continúa con la canasta Esperanza para 2021: alimentos y educación.

Desde el segundo semestre del año, la Fundación RUCA desarrolla su programa canasta Esperanza. Es una iniciativa, que nace como respuesta a los severos efectos de la pandemia en los estratos sociales más pobres de Atacama. Este programa se focalizó en los niños y niñas de 6 a 10 años de edad, provenientes de sectores vulnerables de las comunas de Atacama.

En estos momentos, la Fundación RUCA está cubriendo las comunas de Copiapó, Tierra Amarilla, Huasco, Freirina y Vallenar, esperando prontamente cubrir las otras zonas de la región. Siendo prioritario el ingreso a la Comuna de Diego de Almagro.

La canasta ha priorizado junto con la vulnerabilidad de los beneficiarios; el anhelo de superación por medio del esfuerzo académico. Por ello, los seleccionados fueron ubicados de colegios públicos asentados en territorios de pobreza. En total, son setenta beneficiarios.

Ellos y sus familias reciben una visita domiciliaria, por parte de profesionales voluntarios de la Fundación. Por una parte, se le entrega alimentación básica para el desarrollo del cerebro de los estudiantes. Esto porque en esa edad está en pleno desarrollo; el sistema neurológico cerebral. Una mala alimentación impactará negativamente en las capacidades intelectuales del infante.

La canasta tiene sobre frutas, verduras, leche, huevos, yogurth, legumbres, queso laminado entre otros. Asimismo, mes por medio se les entrega un kit de aseo (cepillo de dientes, pasta dental, jabón y Shampoo).

Sin embargo, la visión de la Fundación es promover el hábito de estudio. Por eso, cada mes se les ha entregado una carpeta pedagógica con material de estudio y láminas de colores. Esto en el horizonte de potenciar el pensamiento creativo en los estudiantes. Esto en función que es clave esta habilidad, en vista a la superación de la pobreza como en el desarrollo integral de ellos. Este rasgo es indispensable para el siglo XXI.

Esta iniciativa es llevada por un equipo de laicos y laicas. Ellos han querido asumir el llamado al servicio, hacia el mundo infanto juvenil en la región, que hicieran don Fernando Ariztía, el p.Roberto Lebegue y p.Mariano Arroyo entre otros.

Por ello, el Presidente de la Fundación, Andrés Badilla, llama a todos los ciudadanos y ciudadanas de Atacama, que sean socios de ella. Esto por medio de un aporte mensual. Asimismo, el p.Mauricio Arancibia Portilla, Vicario de Educación en Atacama, quién acompaña a la Fundación, animó a los profesionales jóvenes de la región. para que se incorporen como voluntarios para potenciar a tanto niños y niñas.

Esto porque ellos y ellas necesitan una pequeña ayuda, para hacer grandes sus vidas. Los interesados pueden comunicarse a través de la web www.fundacionruca.cl o al fono whatsapp 9 89265276.