Señal Online:

Recién nacidos prematuros fueron atendidos en HPH con nuevo equipo clínico que evita traslados

Hace un tiempo atrás el Hospital Provincial del Huasco adquirió un equipo clínico, denominado CPAP de burbuja, que beneficia a los lactantes y bebés prematuros con problemas respiratorios, que nacen en el recinto hospitalario. Moderna tecnología que permitirá que los equipos clínicos continúen brindando una atención cada vez más rápida, efectiva, de calidad y segura.En las primeras semanas de este año, son varios los recién nacidos que hicieron uso de este equipo, permitiendo evitar traslados de los pequeños a otros recintos hospitalarios.

El jefe de Pediatría, doctor Juan Carlos Zúñiga, señaló que el equipo se utilizó en tres pacientes prematuros, “que en otras circunstancias de la vida se habrían trasladado a la UTI Neonatal de Copiapó, donde hubiesen estado lejos de los papás, la mamá debe haber viajado y quedarse allá”.

El equipo llamado CPAP de burbuja, permite prevenir problemas respiratorios en recién nacidos, pero fundamentalmente en prematuros. “Está demostrado que es seguro, tiene menos costos y mayor eficiencia”, comentó Zúñiga. Antes, los bebés prematuros eran derivados al Hospital Regional de Copiapó, pero ahora la situación clínica de la Unidad de Neonatología será distinta- “Este equipo permitirá que se evite conectar a los bebes prematuros a un ventilador, y eso es algo importante, porque disminuye días de hospitalización, complicaciones clínicas, entre otras cosas”.“Para nosotros, el poder contar con equipamiento que permite salvar y proteger vidas es de vital importancia, porque logramos continuar entregando confianza y calidad en la atención, lo que hace que la comunidad valore los esfuerzos que como institución buscamos día a día por la salud de las personas”, dijo el Director del Hospital Provincial del Huasco, Juan Pablo Rojas. “Estas acciones clínicas nos dan la razón del cómo estamos trabajando por buscar más y mejores soluciones para nuestros usuarios. Buscamos con fundamentos técnicos y clínicos las mejores alternativas para la salud de nuestros pacientes”, dijo Rojas.

La también denominada terapia de presión positiva contínua en la vía aérea (CPAP) administra una mezcla calentada humidificada de calor y oxígeno mientras genera al mismo tiempo una presión distendida continua en todo el ciclo respiratorio, señaló el pediatra, Juan Carlos Zúñiga.Con este método, el oxígeno mezclado y humidificado se entrega a través de cánulas dobles cortas o una máscara nasal y la presión en el circuito se mantiene por inmersión del extremo distal del tubo espiratorio en agua. La profundidad a la que el tubo se sumerge bajo el agua determina la presión generada en las vías respiratorias del bebé. Como el gas fluye a través del sistema, las «burbujas» evitan la acumulación de un exceso presiones.Cabe destacar, que este equipo es complementario al ventilador mecánico invasivo neonatal que posee el recinto hospitalario, y que permite entregar más atención a los recién nacidos.

Importante avance que ratifica una vez más el compromiso que tiene el Hospital Provincial del Huasco por constantemente brindar una atención oportuna y de calidad en la provincia.