Señal Online:

Se investiga la extraña Muerte de representante legal de la empresa de Buses «Sol del Huasco»

El hecho produjo incertidumbre en la familia, debido a que el hombre de 62 años y conductor de la locomoción colectiva, presentaba además amarras en las manos y piernas, lo que en primera instancia hizo pensar a sus cercanos que se trataría de un homicidio, ya que además llevaba una vida normal y no habría manifestado razones para quitarse la vida.

Un hombre de 62 años, identificado como Jorge Astudillo Araya fue encontrado muerto la madrugada de este lunes en una plaza ubicada entre las intersecciones de las calles Avenida Estadio con Los Arrecifes, en La Serena.

Según lo señalado por el comisario Cristian Ara, de la Brigada de Homicidios de la PDI, los primeros antecedentes recabados revelaron que el hombre, que habitaba en el sector, había salido de su domicilio para realizar unos trámites y luego fue encontrado por vecinos, quienes dieron aviso a la policía.

Al llegar, los detectives encontraron el cuerpo del adulto mayor pendiendo desde un árbol ubicado en la plazoleta y presentaba lesiones que revelarían una asfixia por ahorcamiento, “tenía la lengua protruida, un surco marcado en la región cervical y presencia de inyección conjuntival”, detalló Ara.
«Es una situación atípica, pero dentro del contexto de los suicidios tampoco es irregular”, comisario Cristian Ara, Brigada de Homicidios de la PDI.

La esposa de uno de los sobrinos del adulto mayor, señaló a El Día que la primera información que obtuvieron indicaba «que alguien lo había matado», por lo que aún existirían dudas en la familia. Además «independiente de si fue suicidio u homicidio ambas dejan dudas del por qué» y en este sentido aclaró que lo que esperan es que se esclarezcan los hechos, para dar tranquilidad a los más cercanos.

El comisario Ara confirmó la presencia de amarras en las extremidades de la víctima, pero indicó que pese a que se trata de una situación atípica, “dentro del contexto de los suicidios tampoco es irregular”, sostuvo.

En este sentido argumentó que con base en los casos que se han investigado y también según lo evidenciado en la literatura, “hay muchas personas que se vendan los ojos, se ponen cinta adhesiva en a la boca y diferentes situaciones similares cuando se quitan la vida”.